martes, 12 de julio de 2016

Thatcher y el poder del lenguaje de la moda


Publicado en el número 9 de la revista Beerderberg






Aunque nos neguemos a confesarlo, son muchas las ocasiones en las que nuestra ropa o forma de vestir nos condiciona. Nos condiciona en el mensaje que queremos comunicar y en el mensaje que, finalmente, comunicamos. Es decir, condiciona la comunicación. Condiciona el mundo de las percepciones en cada una de sus variables. En política, podríamos hablar mucho del lenguaje de la moda como valor político. Hace tiempo y coincidiendo con su fallecimiento, escribí sobre Margaret Thatcher y la importancia que la primera ministra del Gobierno del Reino Unido (primera y única mujer en pisar el 10 de Downing Street como primera ministra) daba a su estilo de vestir, no como mero medio sino como un fin político y de poder. Y, especialmente, a prendas muy concretas que comunicaban exactamente ideales, premisas y aspectos que quería remarcar. Es decir, el lenguaje del estilo y la moda, como herramienta potente de comunicación política.

La moda, para Margaret Thatcher y para muchas personas que son conscientes de ello, era un instrumento político, una herramienta de clase y, sobre todo, una fuente de riqueza. Y es que, por cierto, pocas mujeres con cargos públicos han sido tan conscientes de la importancia de crear una marca de estilo única. Quizás porque durante décadas fue el símbolo más claro de la entrada de la mujer en un mundo hecho a medida por y para hombres, un mundo en el que la valía femenina no parece ser suficiente y tiene que demostrarse constantemente, en la forma y en el fondo.

Y recordando a Margaret Thatcher y quizás absorbida por la cuarta temporada deHouse of Cards, he puesto especialmente atención en otra mujer que se encuentra de lleno en la actividad política, de ficción claro: Claire Underwood. La mujer de Frank Underwood en la serie norteamericana House of Cards, nos gusta tanto porque está fuera del prototipo de primera dama no sólo de Estados Unidos sino también de cualquier otra parte del mundo; pelo largo con corte clásico y mucha fijación, trajes de colores llamativos o exceso de joyas. Claire Underwood es otro mundo. Margaret Thatcher también lo era. Cada una a su estilo, pero ambas con puntos comunes: el uso del lenguaje de la moda para conseguir sus objetivos.

Nadie, salvo contadas extravagancias en momentos muy concretos, presta demasiada atención al vestuario de los políticos varones, pero no es la tónica habitual con los trajes de mandatarias y primeras damas. Thatcher, por ejemplo, lo sabía, y aunque su cargo y su férrea actitud conservadora le impedían mostrar una afición especial por la moda y la ropa, supo construirse con éxito un uniforme, una imagen icónica tan fuerte, que aún hoy es perfectamente reconocible e imitable.

Sobre imagen política, tanto Thatcher como Underwood podrían compartir reflexión, incluso ambas encarnan muchas de nuestras aspiraciones inconfesables: inteligencia, estilo, fortaleza, influencia, seguridad en sí misma, luz propia y deseo de poder.

Por ello, no puedo dejar de imaginarme una conversación entre ambas. ¿Amigas? No, mejor será no subestimar a ninguna. Más realista sería, adversarias políticas. Una, primera ministra del Reino Unido. La otra, secretaria de Estado de Estados Unidos, por ejemplo (recordando que el poder no te lo da precisamente ningún cargo). Claire Underwood ve el mundo a través de sus gafas de pasta y su iPhone. Sin embargo, Margaret Thatcher guarda su mundo es un bolso cuadrado, junto a los broches XXL y las perlas. Sobre el contexto, no creo que sea decisivo ni un obstáculo para esta conversación, ambas son personajes atemporales y no subestimo la capacidad de adaptación de una al contexto de la otra.

Ambas hablarían de cómo ser mujer en un mundo de y para hombres como es la política. Compartirían experiencias pero no como mero juego de empatía entre mujeres sino como fin para delimitar roles de liderazgo entre ambas. Tanto una como la otra reconocerían el valor de la moda como fuente de poder en política y Underwood le agradecería a Thatcher que fuese la precursora del power dressing(vestir para imponer) y de la prenda clave de este look, el power suit, nombre con el que se conoce a los trajes de las ejecutivas de los años 80. Precisamente, Claire Underwood tiene en este elemento a su mejor aliado. Trajes de corte recto, sobrios, pero realmente eficaces para no arriesgar, precisamente arriesgando ya que es lo más parecido al look o dress code masculino. Underwood le preguntaría si es verdad que uno de sus asesores le aconsejó dejar de llevar sombreros y collares de perlas. La primera ministra le diría que es verdad a medias, como casi todo en política, y que le hizo caso de lo primero, pero rechazó quitarse el collar de perlas por ser un regalo de su marido. Eso es estilo inglés, le diría Underwood.

Thatcher le confesaría que desde los comienzos de su mandato, empezó a combinar blusas de lazo con collares y estampados con broches en la solapa, con el único objetivo de definir su papel como líder. Incluso, que su estilista creó especialmente para ella trajes y blusas de hombros pronunciados y colores chillones. Aclararían que llevan casi siempre vestidos y falda pero transmitiendo más fortaleza que cualquier hombre en este juego.
Ambas, reconocerían abiertamente que utilizan la moda y su lenguaje como un instrumento político más, una herramienta de clase. Para Thatcher, la rigidez de los hombros era una de sus obsesiones, quizás porque así ilustraba en las formas la austeridad y la beligerancia de su contenido político. Para Underwood, su rígida y austera, pero chic, armadura, a base de estudiados movimientos de espalda, brazos, piernas y su cuidado corte pixie, son su marca de mujer fatal dispuesta a entrar en combate en cualquier momento. Para Thatcher, los colores son otra de sus señas de identidad ya que tenían como objetivo hacerle destacar entre la multitud y le permitían jugar incluso con la política exterior. En sus viajes, procuraba llevar trajes del color de la bandera nacional del país que visitaba. Para Underwood, la escasez de colores que utiliza en el vestuario son su propio sello con una paleta de grises o burdeos que se suman a los favoritos, negro y blanco.

Aunque se nieguen a declararlo en público, tanto para Thatcher como para Underwood, la moda es un instrumento político. Uno más, pero al fin y al cabo, una herramienta. Pero, seguramente, ellas no buscarían ser la mejor vestida, pero sí la más recordada. Y no estamos hablando de elegancia o estilo en su esencia como lo conocemos hoy. Lo suyo es el estilo del poder, la moda como valor político.

lunes, 22 de febrero de 2016

‎Política en serie‬: la ficción que inspira al poder




La política hecha por mujeres ¿distinta o igual a la de los hombres?. Escribo sobre ello en ‎Política en serie‬: la ficción que inspira al poder. Un libro que sale del horno junto a otros 12 consultores sobre hasta qué punto la ficción puede reflejar la política. Mediante una campaña de crodwfunding o mecenazgo de la editorial www.libros.com.


Este es el esqueleto del mismo:
Introducción, por Julio Otero y Diana Rubio

Episodio 1: «De asesores a guionistas. Del war room a la pantalla», por Toni Aira.
Episodio 2: «¿Asesores de ficción?», por Juan Carlos Calderón.
Episodio 3: «Lo personal es político», por Imma Aguilar y Begoña Gozalbes  
Episodio 4: «La política hecha por mujeres», por María Vázquez Lorca.  
Episodio 5: «El Ayuntamiento en la pequeña pantalla», por Julio Otero.  
Episodio 6: «Eventos políticos en las ficciones televisivas», por Diana Rubio.
Episodio 7: «Los pactos en las series», por Ignacio Martín Granados.
Episodio 8: «El lobby en la pequeña pantalla», por Fernando Cuñado.
Episodio 9: «La retórica religiosa y su representación televisiva», por Xavier Peytibi y Santiago Castelo.
Episodio 10: «New Media y política: teoría, práctica y técnica», por Eli Gallardo.
Conclusiones, por Julio Otero y Diana Rubio.






Pero Política en serie verá la luz si conseguimos los apoyos suficientes. ¿Nos ayudas siendo mecenas? En este enlace tenéis todas las opciones posibles. ¡Seguiremos informando!

miércoles, 14 de octubre de 2015

miércoles, 16 de septiembre de 2015

Hazle hueco en la agenda al II Seminario ACOP Andalucía "¿Comunica bien tu gobierno?"





Agradezco a ACOP Andalucía que me invite como ponente a su segundo seminario sobre comunicación institucional bajo el título ‘¿Comunica bien tu gobierno?’. La cita se celebrará en la Universidad Pablo de Olavide de Sevilla donde se darán citan expertos de comunicación política y consultores de diferentes entidades.

Programa
09.30 horas: Inauguración
Manuel Torres, responsable del Área de Ciencia Política y de la Administración de la UPO y Juan Carlos Calderón, coordinador ACOP Andalucía
09.45 horas: Planificar y gestionar la Comunicación Pública para tejer puentes para la ciudadanía
Responsable de Comunicación de la Unión Iberoamericana de Municipalistas (UIM).
10.45 horas: Comunicación e Imagen Pública: El medio es el mensaje
María Vázquez Lorca, Consultora en Comunicación e Imagen Pública
11.45 horas: Descanso
12.15 horas: El discurso político como arma de construcción masiva
David Rédoli, presidente de ACOP
13.15 horas: Comunicación de Gobierno:Del #cumPPlimos al #PPopulistasEs
Elena Barrios, Consultora de Comunicación
Información
Fecha: 2 octubre
Hora: 9:30h
Lugar: Universidad Pablo de Olavide, Sevilla

Inscripción gratuita en acopandalucia@compolitica.com

martes, 1 de septiembre de 2015

Decálogo: diferencias entre un gabinete de prensa y un gabinete de comunicación





    Sí, ya han pasado 100 días. ¿Y ahora qué?. Querid@ polític@, si te haces esta pregunta, tenlo claro: no. Puedes mirar para muchos lados buscando el problema, sí claro. Y posiblemente, esté ahí. Sí, tienes un gabinete con buenos periodistas pero ojo, no es un gabinete de comunicación. Lo siento, ha pasado el periodo de días más importante de tu legislatura y no has construido tu imagen de gobierno, tu legado... Han pasado 100 días y era el único periodo de gracia en el que tus votantes y vecinos han mirado tu ombligo. La atención, a partir de ahora, no está en ti. Así que, ¿adivinas en qué punto estás?

    Voy a recordarte un decálogo que quizás te interese:


1. Un gabinete de prensa es una oficina. Un gabinete de comunicación es una forma de trabajar.


2. Un gabinete de prensa está formado por periodistas. Un gabinete de comunicación, por comunicadores.


3. Un gabinete de prensa trabaja con notas de prensa. Un gabinete de comunicación, con estrategias.


4. Un gabinete de prensa, habla. Un gabinete de comunicación, dialoga.


5. Un gabinete de prensa trabaja para informar a lo externo. Un gabinete de comunicación, para comunicar lo interno.


6. Un gabinete de prensa informa de la imagen de la institución. Un gabinete de comunicación proyecta la imagen de la institución que primero ha creado.


7. Un gabinete de prensa responde a los mensajes. Un gabinete de comunicación crea mensajes.


8. Un gabinete de prensa trabaja con hechos pasados. Un gabinete de comunicación trabaja siempre en tiempo real.


9. Un gabinete de prensa trabaja con los medios de comunicación. Un gabinete de comunicación con los ciudadanos, favoreciendo el diálogo social.

10. Un gabinete de prensa informa de las crisis de la institución. Un gabinete de comunicación, las resuelve.

martes, 14 de abril de 2015

El porqué de que Hillary ahora quiera ser tu amiga en vez de tu madre






Cada día, América necesita un defensor, y yo voy a ser ese defensor”, nos dice Hillary Clinton en el vídeo que ha utilizado para anunciar su candidatura (de manera oficial).

La vida de Hillary Clinton ha estado indisolublemente ligada al poder. Primera dama durante los dos mandatos de su marido, el presidente Bill Clinton, fue elegida senadora por Nueva York en 2000 y reelegida en 2006. Tras su fracaso ante Barack Obama en las primarias demócratas de 2008, ha sido secretaria de Estado entre 2009 y 2013. Este es a la vez, su fuerza y poder a la hora de presentarse por segunda vez y con 67 años, en la primera mujer presidenta de los Estados Unidos de América. 




Ahora toca corregir errores (fuertes) del pasado:


1. Ser más humilde y cercana: El cliché de primera dama no le ayuda mucho en esta tarea, pero el cambio de registro en el estilo y lenguaje, nos dan pistas de que va a poner todo su empeño. Esta vez sí. 

2. Gestión como diplomática: Los republicanos creen que su gestión al frente de la diplomacia estadounidense ha estado marcada por el fracaso: emergencia del estado islámico, guerras civiles en Syria y Ucrania, caos en Yémen o el ataque el consulado norteamericano en Bengasi. 

3. Voto latino: Obama ha reconocido que logró la reelección en 2012 gracias en buena parte a ese 71% de hispanos que lo apoyaron. Clinton también es consciente de que no podrá cumplir su sueño de ocupar por derecho propio la Casa Blanca si no logra hacerse con ese voto latino. Sin duda tendrá que trabajar par explicar muchos de sus comentarios durante la campaña de 2008 contra las licencias de conducir (para los indocumentados) y a favor de la seguridad fronteriza, así como sus comentarios contra los menores no acompañados de Centroamérica llegados en 2014.




Hoy he releído:


Hillary Clinton ¿por qué ahora sí corren detrás de ella?



Seguidores

Daría todo lo que sé, por la mitad de lo que ignoro (René Descartes)

Mi foto
Washington, D.C , United States
Nací en Valverde del Camino, provincia de Huelva. Creo que soy periodista desde pequeña, aunque oficialmente desde hace unos años. Desde el comienzo me especialice en prensa escrita. Luego descubrí el campo de la producción periodística y me enamore. Más tarde, me ofrecieron escribir sobre un tema que llevaba tiempo analizando y me gustaba, la comunicación política. Desde hace unos meses, escribo una columna semanal en varios medios digitales. Soy Máster CIP (Comunicación Institucional y Política) de la Universidad Carlos III de Madrid y ahora trabajo como consultora en comunicación política.Te invito a que pases y te pongas cómod@. En este rinconcito entre los ríos Odiel y Tinto, pretendo trasladar mis inquietudes, para que tú las conozcas y opines sobre ellas. También, te espero en mcomunicación http://www.mcomunicacion.es/ si quieres que te ayude a comunicar más y mejor.